24Feb

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA ALIMENTACIÓN ORGÁNICA

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA ALIMENTACIÓN ORGÁNICA

Una de las últimas tendencias que ha cobrado importancia en el mundo es la de la alimentación orgánica. Es natural, cada vez existe una mayor consciencia acerca de nuestro estilo de vida y este tipo de alimentación, además de ser sano y equilibrado, también implica una alternativa para el cuidado y conservación de nuestro planeta.

El concepto orgánico va más allá de la publicidad que se le hace o de una moda de ciertos sectores healthy de la población, en realidad se trata de productos que han pasado por procesos agrícolas y ganaderos comprometidos con la conservación del medio ambiente y la salud de las personas y justamente ahí es donde radica su importancia.

Los alimentos orgánicos están libres del uso de sustancias químicas, como pesticidas, fungicidas o herbicidas cuando se lleva a cabo la siembra de los alimentos. Este tipo de alimentos se cultiva de forma casera y la carne proviene de animales que han sido alimentados con comida orgánica.

Para que un producto sea considerado orgánico, todo su proceso debe ser certificado y debe contener una etiqueta que indique que es cultivado bajo condiciones óptimas para acreditarse como tal. Algunos de ellos son 100% orgánicos, es decir que no contienen ningún ingrediente o proceso no orgánico.

Cuando la etiquete indica solo la palabra “Orgánico”, es porque solo el 95 por ciento de este producto lo es; si el porcentaje está por debajo del 95, la etiqueta debe indicar que es hecho con productos orgánico e indicar la composición, con el fin de que el consumidor tenga claridad del producto que está eligiendo.

Beneficios de los productos orgánicos para la salud

Por no estar en contacto con los químicos que contienen los fertilizantes, los pesticidas y los aditivos, son alimentos más seguros y saludables. Además, se ha comprobado que las frutas y verduras orgánicas tienen un 40 por ciento más de antioxidantes, porque al ser cultivados en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, pueden obtener más cantidad de nutrientes del suelo y menos componentes nocivos para la salud.

Los cultivos orgánicos también ayudan al medio ambiente

Al cultivarse sin la intervención de químicos malignos, mejoran la estructura del suelo y disminuyen el riesgo de erosión. Los fuertes fertilizantes y pesticidas de los cultivos tradicionales pueden destruir gran parte de la actividad microbacteriana en el suelo que normalmente ayuda a las plantas a absorber más minerales del suelo y, por ende, a ser más nutritivas.

Además, estos cultivos contribuyen al cuidado del medio ambiente y ayudan en la prevención del calentamiento global, pues la agricultura convencional es responsable del 1/5 de las emisiones de gases que afectan la capa de ozono. La agricultura orgánica reduce los gases invernadero, protegen la superficie de la tierra y contrarrestan el cambio climático.